Efemérides | 30 de Julio de 1971, fuga de 38 presas políticas en Montevideo.

julio 30, 2021

El 30 de julio de 1971, 38 presas políticas se fugaban de la Cárcel Cabildo de Montevideo, en la llamada Operación Estrellas, reconocida internacionalmente como la mayor fuga de presas políticas de la historia. La mayoría eran militantes de las organizaciones armadas MLN-Tupamaros y OPR-33 (anarquista).
Esa fría noche de 1971 en el sector Centro de la cárcel (dispuesto para alojar a las presas políticas), sonaron, como hacía meses, años, el chirrido de las rejas al abrirse junto a las vueltas metálicas de los llaveros en las cerraduras, anunciando la ronda de inspección antes del próximo turno de guardias.
Las funcionarias hicieron el habitual recorrido comprobando la normalidad de los movimientos y actividades cotidianos después de la cena. Lo que no vieron fue que en esa normalidad se montaba una escena (el “triunfo de la mirada sobre el ojo”).
La limpieza de la cocina, las que leían, escribían, cosían, armaban artesanías, otras, en el “cuarto chico” jugaban a las cartas sobre una manta extendida en el piso y algunas otras preparaban las camas donde esa noche, las frazadas cobijarían cuerpos simulados. Los “cuchicheos” y las risas juveniles de aquellas mujeres, subversivas, terroristas, que no pasaban los 25 años, no podían encerrarse tras las rejas. No obstante esa algarabía que las carceleras estaban acostumbradas a oír, no percibieron que algo diferente sucedía, una espera inquietante. Ansiedad, temor, desafío, incertidumbre.
Algunas salieron al pequeño patio a fumar, otras fuimos a mirar las estrellas y despedirnos de compas bajo las mismas estrellas que solíamos decir que podían verlas también nuestra familia, compañerxs, allá afuera y tantes otres que luchaban en ciudades y montañas de nuestro continente, en una década donde intensas revueltas conmovían parte del mundo. En una de las paredes habíamos escrito el poema de Marcos Ana…”Mi vida es un cuadrado de ramas y estrellas bajo las que sigo soñando”.
De pronto en el “cuarto chico” una de las jugadoras grito “Envido!”, la manta se movió y un ruido sordo se desmoronó hacia adentro de un agujero bajo la manta. El lugar era exactamente el que las compañeras con centímetros de costureras y otros utencillos caseros habían indicado a lxs compañerxs que debía llegar cavando para abrir el pequeño boquete, desde donde se extendía un estrecho túnel por donde esa noche fueron arrastrándose con dificultad las compañeras hasta llegar al pasaje de las cloacas por donde, a su vez, llegarían al otro boquete de salida, donde se las esperaban para salir finalmente a una vivienda desde donde las ayudaba a trepar.
Todo estaba perfectamente planeado, ropas y zapatos a la medida de cada una y rápidamente fueron trasladadas a diferentes lugares de seguridad.

Al amanecer, dentro de la cárcel, las compañeras que habíamos optado por no fugarnos por diferentes motivos, embarazos, niños recién nacidos, situaciones familiares, fingiendo dormir, sentimos expectantes la ronda de las carceleras antes del cambio de turno.
Volvieron apresuradas al dormitorio donde estábamos, alumbrando una a una con las linternas. Una vez que habían detectado que estábamos se fueron a un extremo del dormitorio y oímos como en voz baja y nerviosa tramaron no registrar la fuga, pasando así el fardo al turno siguiente.
A la hora aproximadamente, golpeando las palmas, una oficial nos ordenaba en tono duro y autoritario, “De a una al baño, se visten y esperan cada una en su cama el desayuno tienen prohibido ir a otro lugar del sector y obedezcan si no quieren tener problemas”. Esto es lo que recuerdo literalmente. Durante todo la mañana estuvimos custodiadas con una funcionaria en cada puerta. A media tarde otra vez la oficial casi gritando nos ordenó; “Todas sigan a las funcionarias van a ser trasladadas”, a la pregunta de hacia donde respondió; “eso no les corresponde saber”.
Nos llevaron a jefatura, nos alojaron en un pequeño sector con varios cuartos. Las funcionarias se retiraron y el aire se hizo más liviano, las carceleras de allí, era evidente, no tenían formación y nos recibieron con actitud menos autoritaria.
A la noche supimos por una de ellas que todo había salido bien, nos abrazamos y esa noche, sí pudimos dormir felices y orgullosas de nuestras compañeras. Alguna dijo en voz alta; “La lucha continúa”, y otras respondimos; “¡Arriba las mujeres que luchan!”

La gente de trabajo.

julio 19, 2021

“La gente de trabajo no tiene ningún inconveniente en mostrar sus documentos” Heber, ministro del interior
La gente de trabajo no se preocupa de las cámaras vigilando todos los rincones. La propiedad no es parte de una organización desigual de la sociedad.
La gente de trabajo no tiene ningún problema con que las cárceles sigan siendo depositarios de pobres. Si estás tranquilitx no tenés de qué temer.
La gente de trabajo no se preocupa por la gente sin casa. Lxs verdaderxs dueñxs de las cosas son quienes las compran.
La gente de trabajo no se altera porque los cuerpos represivos del Estado están cada vez más armados. El Estado somos todxs y no es una organización de la desigualdad y el dominio.
La gente de trabajo no tiene que cambiar su modo de hablar, de pensar ni de ver a lxs demás. La tradición es una continuidad de justicia social repetida en el tiempo, todo estaba bien antes que de lxs subversivxs vinieran a joder.
La gente de trabajo no se preocupa por esas cosas de la revolución social. Vive feliz con todas las libertades que le han regalado las clases altas.
En fin, la gente de trabajo se identifica con la imagen que han armado lxs publicistas sobre consumidorxs tontxs, con autobombo constante y queriendo ser sus patrones. Ojalá dios nos libre de “la gente de trabajo”…

R.M.

“Al fascismo ni pan ni agua”.

julio 16, 2021

Siendo un modo de hacer, un modo político de hacer que agrupa la construcción de un enemigo lo más indefenso posible, la violencia como modo, forma y objetivo, la dependencia de sus integrantes y la palabrería patriótica, racista y machista entre otras perlas, el fascismo debe ser siempre enfrentado.

La cotidianidad debe poner en funcionamiento la solidaridad, la empatía, el mutuo apoyo y la razón para entenderse como “contrainstancias antifascistas”.
Y también resistir en todo lo concreto que afirma la palabra. La calle, la comunidad de lucha libre y opuesta al poder es nuestra forma, nuestro sentir y nuestro principio. Un objetivo y un modo de hacer a la vez, libre y fiero cuando es necesario.
2021 marca los cien años de la primera agrupación miliciana popular que enfrentó al fascismo italiano en la calle. Lxs “Arditi del popolo” (“los osados del pueblo”) fue una milicia de inspiración anárquica sobre todo pero que también tuvo en su seno comunistas, republicanos, socialistas y ex combatientes de la primera guerra, que decidieron enfrentar al fascismo mientras crecía.

Pronto combatirlo significó combatir las estructuas estatales que lo apoyaban y potenciaban. Muchxs de esxs obrerxs aguerridxs se unirían luego a la resistencia para seguir combatiendo al fascismo y al nazismo con armas en la mano. Además de esto en su historia está el haber dado la primera y más vergonzosa derrota en un enfrentamiento callejero a los escuadrones fascistas. El pueblo de Parma y lxs arditi resistieron a 10000 escuadristas fascistas derrotándolos y haciéndolos huir el 6 de agosto de 1922.
El partido comunista temiendo la influencia de lxs anarquistas se apresuró a distanciarse y negar la milicia. Lo demás es historia conocida.

(En las imágenes Malatesta con Arditi del popolo y pintada en el barrio Cordón).

Bajo el escudo del pueblo de la bandera negra.

julio 14, 2021

Un nuevo informe sobre la seguridad alimentaria y la nutrición en el 2020(1), dice que una de cada 10 personas en el mundo sufre de desnutrición, El 9,9% de los habitantes del planeta (unos 811 millones de personas) sufrían desnutrición en 2020 y el 30% de la población mundial vivía en situación de inseguridad alimentaria grave o moderada. La situación ya venía en aumento a mediados de la década y se agravó en los últimos tiempos con la reestructura del capitalismo.
No podemos hablar de una resistencia global que si bien existe, tomando en cuenta que la historia del Estado-capital es la historia de la resistencia a su dominio, no despunta aún sus banderas de batalla para detener el asesinato continuado del sistema.
Lo que si podemos, amén de pensar la resistencia globalmente, es fortalecer localmente nuestras resistencias. Nuestros escudos no se han hecho hoy, vienen armándose batalla tras batalla. Lxs anarquistas podemos mostrar como la autoorganización y la ofensiva permanente abren las posibilidades.
Las revueltas son y serán una constante en un mundo cada vez más atomizado, fragmentado y bajo asedio. No podemos ni debemos esperar los momentos más desesperados, por el contrario, los de “calma” capitalista nos exigen más trabajo. Preparar, continuar y fortalecer las prácticas y los terrenos en disputa al capital. Preparar, continuar y fortalecer donde la anarquía se hace viva. Hay que prepararse para una lucha a largo aliento, eso exige potenciar nuestro “acá y ahora”.
El pueblo de la bandera negra no se rinde, es por eso que lxs anarquistas deben proyectarse.

R.M.

1. Hecho por la OMS, la agencia de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Agencia de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Los amigos del mundo.

julio 7, 2021

El anarquismo es amigo del mundo y no su enemigo. El cuerpo es la cárcel del alma, decía una antigua metáfora, pero el cuerpo es el alma. No tenemos un cuerpo, somos un cuerpo. Razonamos desde los huesos que tenemos, desde los tendones que tenemos y desde ese afuera-adentro que nos permiten nuestros poros. Es desde ahí que surgen nuestras urgencias.
No somos de la clase de imbéciles que hacen del miedo su credo ni de lxs que se “abandonan”. Ni templo ni basurero, el cuerpo es lo que nos permite ser. Queremos una libertad que se palpita, una libertad para gozar, una libertad que se comparte.
Queremos respirar aire fresco, limpio y sentir la vitalidad de desobedecer lo dañino. Y es exactamente esto lo que nos hace no abandonar, proyectarnos y no anclarnos en un hoy ciego. El esclavo actual no puede escapar del momento. Una sucesión constante de pequeños espasmos es lo que se nos propone, sucesión que nos niega en su devenir los placeres más altos.
No somos de la clase de ciegxs que por miedo a la posibilidad de la muerte buscan un relato encubridor que lxs aleja de lo vivo. No nos evadimos, enfrentamos y disfrutamos la vida. En eso radica nuestra amistad con el mundo.

R.M.

Efemérides | 27 de Junio de 1869, nacimiento de la anarquista Emma Goldman.

junio 27, 2021

“El elemento más violento en la sociedad es la ignorancia”, sostuvo Emma Goldman, y dedicó su vida a tratar de erradicarla con la palabra como arma. Agitadora por excelencia, habló del derecho a la libertad de expresión, la independencia de las mujeres, la libertad sexual, la educación respetuosa y libre, el control de la natalidad, los derechos de lxs trabajadorxs, el antimilitarismo, el anticapitalismo, la necesidad de generar pensamiento crítico. Convencida de que todo estaba interrelacionado, hizo un profundo hincapié en la necesidad de conectar lo personal a lo social, desarticulando incluso contrincancias entre el anarquismo individualista y el anarquismo colectivista. Pensaba que era imposible el uno sin el otro, y que entre cada individux y la sociedad existía la misma diferencia que entre el corazón y los pulmones. Ambos son parte fundamental de un todo que necesita ser reconstruido respetando las libertades personales y desarticulando el abuso del poder y la coacción.
Emma Goldman nació un 27 de junio de 1869 en Kaunas (actual Lituania). Devino anarquista profundamente conmovida por los sucesos de Chicago y se prometió dedicar su vida a la memoria de sus camaradas mártires. A los 16 años viajó a Estados Unidos, donde conoció a Alexander Berkman, y donde vivió buena parte de su vida hasta ser deportada en 1919.
Levantó mítines por todo el mundo, estando siempre con aquellxs que la necesitaban. En Nueva York dio sus primeras conferencias y fue un discurso impartido en Union Square el que le valió su primer ingreso a la cárcel por “animar a la muchedumbre a hacer la revolución”. Emma salió de la celda con más fuerza para defender la causa que la llevó presa: “El estado de Nueva York no podría haberme hecho mayor favor que mandarme a la penitenciaría”.
Amparada en sus ideales no le tenía miedo a nada. Solía llevar consigo un libro, por si caía en cana. Invitaba de tal forma a la reflexión en su oratoria que, en 1908, un soldado uniformado, atravesado por su discurso, se le acercó, le dio la mano y le agradeció (William Buwalda fue encarcelado por su gesto, Emma levantó una agitación a su favor, él terminó renunciando a su uniforme y sumándose al movimiento anarquista).
“Para mí el anarquismo no era una mera teoría para un futuro lejano; era una influencia viva para liberarnos de las inhibiciones, tanto internas como externas y de las barreras destructivas que separan a las personas entre sí”.
Siempre despotricó contra los comportamientos machistas del propio movimiento anarquista, haciéndose escuchar de forma admirable y provocando rechazo e incomodidad en muchas ocasiones. Enamorada del arte, la literatura, el teatro (como herramienta de compromiso y de transformación social) y defensora del derecho de todxs a “las cosas bellas y radiantes“.
Fue enfermera. Fue partera. Fue testigo de mujeres-máquinas-de-producir, profundamente angustiadas, que le rogaban y le imploraban que las ayudara a abortar porque ya no podían más. Ella se negó al comprender lo peligroso que podría ser, pero sintió hondamente el dolor, y el horror, y se encargó de conferenciar sobre la importancia del aborto y los métodos de anticoncepción.
“La anarquista de los dos mundos”, “la hija del sueño”, “una fuerza de la naturaleza”, “la mujer más peligrosa del mundo”, “8.000 años adelantada a su época”, “Emma la roja”, “maldita perra anarquista”, entre otras muchas cosas se dirá todo esto de ella.
Dedicó sus últimos años a la defensa del pueblo español. “Estoy ahora más decidida
 que nunca a hacer que mi vida termine tal como comenzó, en la lucha”, dijo en 1936.
Murió a los 70 años, en 1940, exiliada en Canadá. Fue enterrada junto a los Mártires de Chicago.

Onírika.

El capitalismo se reestructura todo el tiempo.

junio 25, 2021

“Movimientos que están por fuera de la convivencia ciudadana siempre pueden surgir”, dijo Lacalle Pou.
Lxs políticxs siempre apelarán al diálogo dentro de las condiciones impuestas por su sistema. Nosotrxs no podemos caer en sus artimañas. La convivencia ciudadana es un fantasma para tapar la desigualdad que hay que combatir. Ellxs no quieren que rompamos con su concepción de convivencia, que está basada en la subordinación a las leyes políticas y económicas del capitalismo. El mundo sigue funcionando en términos de producción y acumulación de capital, aún en tiempos de crisis e incertidumbre, a través de nuestra explotación. A esto le llaman convivencia.
El capitalismo se reestructura todo el tiempo, las potencias se van pasando la pelota. Los diferentes gobiernos gestionan la miseria y funcionan como tapones del conflicto y la rebeldía, generando consenso ciudadano.
Empecemos a autoorganizarnos desde las comunidades sociales y que pierdan peso las estructuras de poder político. Apostemos por algo realmente nuestro y autónomo. El pincel de la historia está en nuestras manos.