>> Ni errores ni excesos.

    Los milicos dieron palo a los ocupantes del liceo setenta. Recibieron palo por parte de los tombos y también por parte de los discursos demócratas… de un lado y luego del otro.
    Entre el victimismo y la negociación se hace difícil entender qué es lo que pasó realmente.
    Padres, alumnos, docentes y trabajadores no docentes que habían ocupado para pedir baños y arreglos para el local, salieron y luego al cortar la ruta prendiendo unas gomas y repartiendo volantes fueron reprimidos. Al parecer, además algunos habían lanzado algunas piedras contra la policía que los atacó. Y sí, si está prohibido cortar rutas, si esta prohibido enfrentarse con los mercenarios del Estado.
    Hay que romper el victimismo, se atacó a la policía, sí ¿y qué?, la policía los vino a desalojar, los vino a atropellar como atropellan siempre, ellos son el atropello organizado.
    Da vergüenza luego escuchar a los sindicalistas queriendo acomodar todo a lo políticamente correcto, apelar a la lástima o simplemente callar. Nosotros no podemos más que apoyar y sentirnos orgullosos de que las cosas se hagan reales, que se responda con realidad a los atropellos reales de los mercenarios estatales.
    Existe una tensión que reaparece siempre cuando se mira de frente a los guardianes del orden, a veces esta genera ataques, lo más lamentable es que luego van los bomberos a pedir disculpas y pedirle a la diosa democracia no ser excomulgados.
    A todos aquellos que no lo hacen ni lo harán, salud. A los que rompieron y rompen la mediación, salud.

Círculo anárquico Villa Española, Malvín norte y afines.