>> Oratoria del acto del 1˚ de Mayo del Círculo Anárquico Villa Española, Malvin Norte y afines.

    Compañeros, si logramos complicarlo todo, complicarnos, complicar las cosas…
    Si logramos que en este tiempo todo parezca desvanecerse, si conseguimos que el rumbo general de la vida cambie su curso. Si la tempestad trae agua al árido suelo en el que pisamos, si la flor de la libertad se impone por fin al asfalto.
    Será que el verdadero y más puro cambio, el cambio individual, la torcedura a nuestra vida, que cada llama personal intensificada dio la mano a la llama de otro, será que nuestra furia se ha contagiado, que la rebelión se ha contagiado.
    Será que la torre del Estado democrático fascista ya no vigila a nadie.

    Si logramos complicarlo todo, si conseguimos ser tan libres como nuestros cuerpos recuerdan, como nuestros espíritus sueñan y nuestros deseos claman. Si la tempestad tira los cables eléctricos y las sombras le pertenecen de nuevo a la tierra. Si el amor triunfa y en vez de confundir seduce.
    Será que hemos por fin despreciado este vivir, despreciado a los mercenarios que de azul, de verde o gris intentan domesticarnos. Será que el poder se ha convertido en un recuerdo.

    Si logramos complicarlo todo, si logramos complicar nuestras vidas a tal extremo que el atrás este adelante, si entre libertad o cualquier cosa la decisión se hace clara, fuerte y huele a inevitable. Si sabemos por fin golpear, si aprendemos por fin a golpear donde les duele.
    Y los patrones vuelven a temer a sus empleados, si cae por fin el orgullo de ser esclavos, habremos recién empezado…

    Los anarquistas tenemos un puño firme y una voluntad certera.
    Hemos sabido oler el germen autoritario de estos inmundos izquierdistas que ahora mandan y los hemos enfrentado.
    Queremos la autoorganización social, el ataque continuo a los patrones, políticos y demás capitalistas acompañados de sus mercenarios y el ejército de posibilistas que abandonaron sus sueños en bares o esquinas.
    Los anarquistas tenemos una voluntad firme y un puño certero.
    Queremos y ponemos en práctica una economía autoorganizada y que no lleva a la muerte al planeta.
    Queremos y ponemos en práctica un mundo digno donde nadie tenga que nacer para obedecer.
    Complicarlo todo significa pensar, sacar lo mejor de nosotros mismos, hacer un parate en la vida y ver que es lo que más nos conviene, que es lo que realmente queremos.

    Si la tempestad se nos hermana.
    Si la conjuramos y responde.
    Si logramos complicarlo todo.
    Si nos complicamos más y más,
    Será que hay anarquía, libertad.
    Anarquía es amor sin posesión, la vida cuando se desborda.
    Libertad es el corazón salvaje, el ser indomables.
    Si logramos complicarlo todo, si atacamos con fuerza, recién habremos empezado a dejar los sueños en alto, recién habremos empezado a vivir, a torcer la realidad…
    Nos veremos por fin como iguales y libres.
    Compliquémonos entonces, hagamos que vivan nuestros sueños, que viva la anarquía…


    Nosotros, los anarquistas.

    Nosotros, los anarquistas, somos una fuerza que se ha opuesto, se opone y se opondrá siempre a todo poder, a todo orgullo de esclavo, a todo vendido, a todo aquel que mira para otro lado cuando las cosas piden que hay que estar ahí…
    No nos van a ver en actos encubiertos de gobierno con la vil excusa de llegarle a más gente. Pero tampoco nos van a ver en actos de falsa oposición guiados por el miedo a quedar solos. Los sindicatos no son una fatalidad que estamos obligados a aceptar, reivindicamos y hemos estado siempre en la lucha contra los patrones, buscamos la autoorganización social que barra hasta los escombros de la sociedad de clases.
    Peleamos por más que una forma nueva de organizar la explotación, nos enfrentamos a la producción de la vida y los que solo quieren mejorarla. El trabajo asalariado tiene que caer como tienen que caer los capitalistas, como tienen que caer sus defensores…
    Estuvimos el año pasado en la calle peleando para que la tierra no se destruya, no dejando desarrollar la miedosa moralina de los que quisieran reducir todo a una cuestión nacional, fuimos el muro contra el que chocaron los demócratas y estaremos siempre plantados firmes para decirles que la resistencia es una sola en todo el continente, en todo el planeta. Los marxistas, demócratas y reformistas intentan encerarnos en naciones pero nosotros no condicionamos el amor a los demás por el lugar en el que hayan nacido.
    Nuestras fuerzas no se van, son ellos, los izquierdistas, los demócratas, los que buscan el poder los que tienen que aceptar que su tiempo ha acabado. La anarquía, los anarquistas somos los que estamos con las piedras en las manos, con las ideas en la cabeza siempre llenos de vida.
    No dejaremos pasar la oportunidad, es nuestro tiempo.

    No poco.

    No poco hemos hecho…
    Los anarquistas hemos estado en las últimas insurrecciones apostando a generalizar la revuelta y minando los nuevos poderes que quieren surgir. Y es por esto que nuestros compañeros en lo que ya es el invierno árabe están siendo en este momento atacados por los llamados “hermanos musulmanes”.
    También hemos estado y conformado la acción directa de la última huelga general del Estado español donde aún hermanos nuestros están encerrados por su enconada lucha.
    Así también la ola de sabotajes que sonríe en Barcelona o el antifascismo en las tierras de Putín en Rusia con ya varios compañeros asesinados.
    Pero también en Portugal, Alemania, Indonesia, México y en donde es posible las fuerzas del sin poder arremeten contra la masacre capitalista.
    Nuestros hermanos pelean en el país con más presos anarquistas, ahora también abiertamente contra el siempre fascista Partido Comunista enseñando en su libertad de táctica la fuerza de sus espíritus.
    También nuestros compañeros italianos doblegan ahí donde pueden al fascismo siempre coherentes, siempre adelante.
    En los valles norteños de Italia, el país vasco y Francia, la resistencia contra los trenes de alta velocidad capitalistas se mantiene con fuerza.
Un zumbar constante da escalofríos a los Estados Unidos con los compañeros que supieron organizar y experimentar los métodos del Ocupy Wall Street.
    Y en Chile retumban los muros con nuestros golpes y si hay represión es porque se hace algo contra la explotación, es porque se ataca al Estado y al capital. Las bombas hermanas conocen a su enemigo, dañan bancos y comisarías dejando el ataque indiscriminado para los locos suicidas del poder, esos que nos están llevando a la destrucción del planeta para alimentar sus ansias de riqueza. El Estado terrorista está en todas partes.
    Acá, la voz anárquica se ha mantenido en periódicos, en locales y en la calle, ésta increpa en el movimiento contra la minería a toda su lógica del abuso, enfrenta a la represión, ataca con su antimilitarismo y no se dobla frente al discurso de la pasividad y derrota.
    Los marxistas y demócratas llaman a aceptar unas fuerzas superiores y al “qué se le va a hacer” de la resignación, nosotros ponemos una vez más nuestras esperanzas, nuestra fe y confianza que todo lo tuerce. En las capacidades humanas de soñar, crear y luchar para ser mejores.

Círculo Anárquico Villa Española, Malvin Norte y afines.


A %d blogueros les gusta esto: