>> En las calles la publicación anárquica Tierra y Tempestad N˚ 13.

    Nuevamente una ráfaga de viento ha arrojado esta hoja de papel a tus manos.
    Vemos con expectativa los conflictos llevados a cabo por nuestros compañeros en Grecia, España o Chile. Sufrimos con los compañeros presos en Argentina, Chile o en el rincón del mundo que sea.
    No entendemos cómo esta “primavera democrática” que vivimos brilla en el alma de la gente, mientras las cárceles siguen siendo campos de concentración atiborradas de pobres. Mientras se publicita mediáticamente la caza del pobre. Mientras los adolescentes de nuestra sociedad, jóvenes en la edad más impulsiva y vital, son vistos como la más terrible amenaza a enjaular como bestias o simplemente matar. Así, estos jóvenes queman sus energías en lo único que les ofrece una alternativa “real” a su vida; romper las reglas para robar.
    No seguimos ningún jefe que marque nuestros pasos. No adoramos ningún Dios que nos quite la certeza de que somos un simple grano de arena en los desiertos de la existencia, librando nuestro destino a nuestros propios actos.
    Despreciamos la autoridad de cualquier jefe, encargado, delegado o presunto compañero que pretenda imponernos cualquier forma de desenvolver nuestros propios asuntos.
    Sólo respetamos un poder; el poder de la naturaleza. El de los tiempos lentos que maduran sus frutos, en su diversidad inabarcable que contiene todos los elementos para el desenvolvimiento de la plenitud humana y de las especies. En la armonía de su sistema caótico y descentralizado. En la profundidad de de sus inmensidades desbordantes de secretos desconocidos. En la rebelión de sus fuerzas explosivas; huracanes, tsunamis, explosiones volcánicas, lluvias ácidas, rayos solares mortales, llevan su incansable lucha contra la destrucción climática de la ambiciosa tecnología humana.
    Y es la mayor fuerza que poseemos. La confianza en nosotros. La confianza de ser la más alta expresión del triunfo de la vida sobre la industria y el arte de la muerte. El triunfo del apoyo mutuo, la solidaridad y la armonía ecológica y social sobre el arte del dominio, el control y la explotación.
    Esta sucia hoja de papel con tinta es una hoja maldita. No queremos que te afilies a un partido, solo creemos que debemos autoorganizarnos, en base a la confianza, el respeto y el coraje para dedicarle nuestras energías al cambio social que la humanidad necesita. Aquí y ahora.
    Creemos en la anarquía como la mejor manera de vivir en sociedad, la que prioriza la libertad del individuo en solidaridad con el entorno. Creemos en los medios legítimos de la anarquia; la autonomía, la solidaridad, la acción directa, la autoorganización, la libertad. Nos uniremos a las fuerzas naturales para desenvolver lo que la humanidad ha hecho una y otra vez a través de la historia… la tormenta social revolucionaria…

    Conseguíla en:

    – La Biblioteca Anarquista del Cerro (Chile 3552, esquina Viacaba).
    – La Solidaria (Fernandez Crespo 1813, esquina Cerro Largo).
    – El puesto de difusión de ideas anarquistas de la feria de Blixen, los Sábados desde las 10 hs. hasta las 14 hs. (sobre la Plaza Delmira Agustini).
    – El puesto de difusión de ideas anarquistas de la feria del Cerro, los Domingos desde las 10 hs. hasta las 14 hs. (China y Vizcaya).