>> Fotos y palabras de David al final de la marcha del Viernes por su desprocesamiento y por la libertad de Héctor.

    Compañeros y compañeras:
    Luego de dos meses y diez días me reencuentro con ustedes, en la calle movilizados.
    Quiero saludar a todos aquellos que no han elegido pararse del lado de la policía, de los carneros y la mafia fascista patronal y han participado de diferentes maneras en esta campaña que ha logrado mi liberación, a todas y todos gracias.
    Toda esta solidaridad recibida por mí y mi familia, todo ese esfuerzo militante ha sido un factor fundamental en lo que refiere a mantenerme fuerte durante mi prisión.
    Quiero aprovechar para saludar a los presos en La Tablada y en especial al pabellón A, como también hacer público el hecho de las condiciones infrahumanas en que enfrentan sometidos quienes penan en el Compen y donde ya murieron dos presos de hipotermia, quienes habían sido alojados en el patio de un módulo y quienes son brutalmente golpeados por la policía en forma continua.
    Este y otros atropellos son moneda corriente no sólo en el Compen, también en Canelones, la denominada por los mismos presos “guardia nazi”, la que incluso ha hecho comer mierda del piso en un baño a varios presos o el terrible Penal de Libertad, el cual ha sido denominado por organismos internacionales de las cárceles más inhumanas del mundo, este penal ha torturado a nuestros compañeros en los setenta y que ha seguido siendo la máquina brutal del Estado y sigue torturando hasta el presente y como me dijo un compa en el pabellón “no se olviden de los presos”.
    A todos los que quisieron quebrarnos con este golpe les digo que no han podido, que por el contrario estamos más fuertes que nunca y que no vamos a claudicar en la lucha y no vamos a retroceder ni un paso ante los atropellos patronales ni los policiales ni de ningún otro tipo.
    Porque no han podido ni podrán, porque quienes hemos elegido levantar las banderas de libertad y justicia sabemos salir fortalecidos de las situaciones más adversas, porque esto nos ha enseñado a los compañeros más viejos y eso es parte de nuestro legado, ¡porque seguimos y seguiremos gritando arriba los que luchan! ¡Viva la libertad!