>> Volante para difundir.

  Este año cierra el zoológico.

  Algo tan absurdo como un zoológico es únicamente posible en un mundo en el que la vida es considerada mercancía.
  Un zoológico es un espacio en el que no sólo se niega la libertad, sino que también se niega la vida, ya que a una vida vivida sin libertad no se le puede llamar vida. Esta no transcurre entre las rejas oxidadas que encierran a los leones, no continúa en los límites de las jaulas que separan a los pájaros del cielo, no sigue más allá del charco de agua en el que se encuentran las focas y los lobos marinos, ni tampoco continúa en los cajones de vidrio en los que se encuentran las serpientes.

  En el zoológico Villa Dolores pasa lo mismo que en todos los zoológicos del mundo, animales de los más diversos lugares del planeta son encerrados en jaulas, compartiendo así espacio con animales que de otra manera jamás conocerían, obligados a soportar las diferencias climáticas, sonidos a los que no están acostumbrados y dietas artificiales que intentan simular las que llevarían en sus hábitats naturales, hasta el apareamiento y la reproducción si bien no son eliminados sí se limitan a las condiciones de sus espacios. Igualmente, una cosa es clara, las jaulas siguen siendo jaulas por más que sean más grandes y el encierro sigue siendo encierro por más que se lo adorne. Las condiciones no son el punto si de cualquier forma no hay libertad. Un zoológico, sea del tamaño que sea, siempre será la total negación de la libertad.

  La Intendencia Municipal de Montevideo es responsable de todo esto. Junto a quienes asisten hacen funcionar un macábro espacio en el que con 20 pesos podés pasar una tarde mirando la miseria en la que viven más de 500 animales.

  La campaña contra el zoológico Villa Dolores se enmarca en una lucha por el cierre de todos los zoológicos del mundo y a la vez la entendemos como un golpe a un mundo de dominación que avanza aplastando la vida a su paso.
Corren tiempos en los que la destrucción de la Tierra avanza a toda velocidad y es vendida a empresas sedientas de dinero, la contaminación del agua y el aire va en aumento y se nos hace imposible no relacionarlo, es el mundo en el que vivimos y donde viven los demás animales.
  Proponemos pensar/hacer entre todos cómo podemos hacer para llevar una vida en la que no exista la explotación o dominación de unos sobre otros.

  Lo volvemos a decir: este año cierra el zoológico, ¡este año lo cerramos!

Coordinación contra el zoológico.

1

2


A %d blogueros les gusta esto: