>> Fotos y proclama de la marcha hasta el zoológico [Octubre: mes de acciones por el cierre del zoológico].

  Finalizando “Octubre: mes de acciones por el cierre del zoológico” ayer marchamos hasta las puertas del zoológico mismo. El mes no fue elegido por casualidad, ayer se cumplían 102 años de encierro, a la vez el mes fue parte de una campaña que se viene llevando adelante para que el zoológico se cierre y que no se va a detener hasta cumplir su objetivo.
  La marcha salió a las 20 hs. desde Rivera y Soca y llegó al zoológico que contaba con presencia policial, allí se leyó la proclama haciendo incapié en los 102 años de la existencia del zoológico Villa Dolores.

  Proclama:

  Si no somos nosotros los que luchamos, si no somos nosotros los que peleamos por la libertad, ¿quiénes entonces van a hacer algo?, ¿ellos mismos?, ¿los encargados de mantener el encierro?, ¿los que tienen un cargo con el que se llenan de plata lucrando con las vidas de otros?
  Hace varios años que su discurso viene apuntando a restaurar las jaulas y a reacondicionar el espacio, como si esa fuera una solución a la falta de libertad, más que una solución es una táctica para disimular un poco el encierro e intentar frenar las constantes críticas que les están lloviendo. Se han sumado a la iniciativa de varios países a nivel mundial para una reestructuración de los zoológicos, esto se traduce como el traslado de algunos animales pero mantener los autóctonos e inclusive la llegada de otras especies, además de modificar la estructura de las jaulas y un repoblamiento forestal. Nadie es tan inocente para no darse cuenta de que sigue siendo encierro pero con otro formato.
  A estos intentos de frenar las críticas y las protestas se le suma la construcción del Parque de la Amistad, que con la justificación de la accesibilidad física y accesibilidad social usan a otras personas para sacarle la pésima imagen que tiene el zoológico. Le pueden decir “zoológico Villa Dolores”, como lo conocemos todos, le pueden decir “Sistema departamental zoológico Montevideo”, como le comenzaron a decir en el año 2012 o le pueden decir “Parque de la Amistad”, como pretenden llamarlo ahora. Las intenciones son más que claras, la reestructuración del zoológico responde a un plan de modernización del encierro para hacerlo viable en los tiempos que corren. Apuntan a desviar el problema del foco pero la lucha no se centra en las condiciones de esclavitud, la lucha es para frenar la esclavitud. Nuestra respuesta tiene que ser un golpe con fuerza que diga alto y en voz clara que las reformas pertetúan el encierro y que no negociamos la libertad. Nuestra respuesta tiene que ser un empujón que desprenda todas sus mentiras y que no les quede otra opción que cerrar el zoológico.
  La vida no es mercancía, tenemos que seguir insistiendo. No son sólo palabras cuando decimos que la naturaleza no le pertenece a nadie, que somos parte de ella y que ella es parte de nosotros. No son sólo palabras cuando decimos que cuando nos golpean nos defendemos, ¿y qué es si no es un golpe constante y cotidiano lo que están recibiendo los animales allí dentro al ser aislados y estar obligados a pasar sus días dentro de jaulas? Si los golpean a ellos nos están golpeando a nosotros y repetimos, nos defendemos.
  Los golpes los ejecutan todos los días, desde el que pone la llave en el candado del portón para que se pueda acceder al espacio, pasando por los que siguen visitando el lugar y los que defienden el encierro. Los golpes también los llevan adelante la indiferencia, el silencio y la resignación. Los golpes los dan los que se empecinan en mantener las jaulas porque tienen cargos con los que se llenan los bolsillos de dinero y sino se quedan sin su negocio, esos tienen nombres y apellidos: Eduardo Tavares, director del zoológico; María del Carmen Leizagoyen, directora técnica del zoológico de Montevideo; Andrés Montero, director administrativo del zoológico de Montevideo; Eduardo Rabelino, director de la División de Artes y Ciencias de la Intendencia; Héctor Guido, director general del departamento de Cultura; Fernando Cirilo, ex-director y actual veterinario del zoológico y Ana Olivera, intendenta de Montevideo.
  Los golpes constantes y cotidianos ejectados por el encierro han dejado sus muertos, desde muertos por enfermadades causadas por no adaptarse a sus espacios, por obstrucciones digestivas al ingerir restos de cuerdas y bolsas, por ingerir trozos de alambres que perforaron sus órganos, hasta el conocido caso en que la guardia metropolitana asesinó a tiros la elefanta que padecía artrosis con el permiso del veterinario Fernando Cirilo.
  Sus rejas han derramado sangre, su dinero está manchado en sangre, ellos mismos están manchados en sangre. Durante 102 años han estado golpeando, no dejemos que pase ni uno más, la hora de defendernos ha llegado, nos toca golpear a nosotros.

Coordinación por el cierre del zoológico.


A %d blogueros les gusta esto: