Encapuchados y encapuchadas…

Mientras tanto, el Capitalismo avanza…

Las grandes potencias se juegan militarmente el destino de miles de personas y el reparto de los bienes naturales avanzando en su reestructura social mundial. Europa se reestructura acomodando a las personas al “fin de la era de acuerdos” venida luego de la segunda guerra mundial. El capital financiero ya no necesita los pactos de paz y el antiguo orden para estabilizar y potenciar el mercado, aquel proletariado que quiso tomar el cielo por asalto hace tiempo que es un cadáver oloroso. Mientras tanto el tercer mundo busca acomodarse y ve también el fin de los procesos particulares rezándole al dios dinero que le llegue alguna migaja…
  El fin de la era de los comódities, el fin de la plata dulce de la explotación natural, se ha detenido también en nuestra región y ahora todo el trabajo sucio que hicieron los progresistas tendrá sus nefastos frutos en los pueblos y su destino. América militarizada por la izquierda, acomodada al capital financiero y con nuevos sectores de chupópteros progres listos a servir a sus patrias, el dinero, no sabe qué hacer. Tal vez, algunos territorios pasen a la tutela derechista mientras que otros continuarán con la tutela de la izquierda del Capital, dependiendo del trabajo de marketing que hayan hecho.
  Acaba de terminar una huelga general en el territorio brasilero intentando detener la peor recesión de su historia según los economistas. Estructuras aún controladas por los partidos, sujetas al dominio de los defensores del orden intentan detener a los rebeldes otra vez que dignamente pelean en las calles. Mientras tanto, los más excluidos como Rafael Braga siguen llenando las cárceles del Estado más poderoso del sur.
  En Argentina, Chile, Venezuela o Uruguay también las personas desde la autoorganización deben hacer una doble lucha, contra los aparatos estatales y los paraestatales. En algunos casos también con una derecha organizada y feroz o simplemente contra los diferentes sectores del partido del Estado, como acá. Mientras que en Chile los enfrentamientos han dejado 51 heridos según la prensa capitalista, las barricadas han abierto las calles a la lucha y la crítica.
  El poder ha desarrollado múltiples formas de controlar y atacar la rebeldía y la inconformidad anticapitalista y son los propios anticapitalistas que deben superar la simple bronca para encontrar proyectos reales hacia formas cada vez más libres de vida. Contra el poder, sea defendido por quién sea, la extrema derecha pujante como en Francia, EEUU o Bruselas o la izquierda moribunda como en el Cono Sur del continente americano.
  ¿Cómo hacerlo sin dejar el paso a sus contendientes electorales, deseosos de sustituirlos? Lo sabrán sólo los propios involucrados en cada sitio. Nuestra responsabilidad no es dar recetas sino intentar buscar soluciones generalizables, contagiar, ser sinceros y darle paso a la autoorganización generalizada, con base en la solidaridad, la reciprocidad y la libertad. Es necesario dar el ejemplo y escuchar…
  Abajo de los adoquines sigue estando la playa, lo primero es empezar…

Anarquistas.

Foto: manifestantes, 1ro de mayo en Paris.


A %d blogueros les gusta esto: