Efemérides | 15 de Agosto de 1996, ocupaciones del ’96.

El 15 de agosto de 1996 comienza la ocupación de cuatro liceos de Montevideo (3, 4, 10 y 35) que tendrá un efecto inesperado. La medida había sido acordada por una incipiente coordinación de estudiantes horizontal y autónoma para exigir información sobre la reforma educativa de tinte mercantilista que el gobierno pretendía imponer. Lxs estudiantes se volcaron masivamente a darle vida a la medida, y las ocupaciones se expandieron hacia otros centros aprobándose en asambleas multitudinarias que desafiaron la arrogancia gubernamental. Se ocuparon un total de 37 centros en todo el país. Se rechazó enfáticamente la reforma educativa a través de un movimiento que se jactaba de no necesitar jefes ni dirigentes. Lxs estudiantes aplicaron formas de organización horizontales, ponderando la participación colectiva autónoma por encima de las estructuras dirigentes. La coordinadora estudiantil (CIESU) funcionaba con delegados rotativos, que coordinaban decisiones mandatadas por las asambleas diarias de los centros de estudio.
  La izquierda parlamentaria jugaba a dos puntas, integrando el CODICEN que imponía le reforma y apoyando discursivamente a lxs jóvenes en lucha. La prensa desató su peor veneno describiendo al movimiento como un aterrador peligro social.
  El gobierno reclamaba “interlocutores válidos” con quien negociar algo, pero el desborde juvenil lo obligó a cerrar los centros educativos para cortar la propagación masiva de la medida. Mientras, miles de adolescentes gestionaban los locales ocupados (comida, seguridad, comunicación, propaganda, finanzas), evidenciando, una vez más, el poder creativo de la acción directa. Se cortó la ciudad vieja (principal centro financiero) y se realizaron manifestaciones multitudinarias con decenas de miles de jóvenes que sintieron la necesidad de transitar un camino de lucha propio y espontáneo ante una realidad gris carente de perspectiva.
  La medida caló tan hondo en el sentir juvenil que durante muchos años, en el mes de agosto, la ocupación de los centros de estudio era un hecho incuestionable y anhelado.


A %d blogueros les gusta esto: