Efemérides | 20 de Septiembre de 1996, allanamiento de Intrusa FM.

El viernes 20 de Septiembre fue un día especial cuando un brutal despliegue policial allanó la casa donde transmitía Intrusa FM.
  Quien en aquellos meses fuese hacia el Centro o se internara en lo profundo del Oeste de Montevideo podía contemplar los muros pintados con la leyenda Intrusa FM 106.3, radio libre y anarquista que salía desde Belvedere, cubriendo unos 6 Kilómetros de radio.
  El colectivo que la formaba, integraba el grupo “Reziztencia Anarko Punk” y venía de otra radio de la zona; Alternativa FM.
  Reziztencia realizaba distintas acciones en la ciudad, una de ellas, hacer radio. Una propuesta musical extrema para lo habitual del dial en ese entonces. Se complementaba con información local e internacional (conflictos sociales, anti racismo, ocupaciones y movidas alternativas a lo generado por el mercado de consumo).
  Con tres salidas al aire semanalmente la radio se posicionaba con una audiencia entre los 20 y 30 años.
  Entre las publicaciones y noticias leídas se hizo bastante hincapié en el levantamiento zapatista de 1994, ya que varixs militantes de Montevideo participaron del primer encuentro zapatista de 1995, proporcionando grabaciones del mismo, las cuales, posteriormente vincularían a la radio tanto con dicho movimiento como con el Ejército de Liberación de Nicaragua en los ’80, todo eso y más gracias a unos casetes con audios y música.
  La radio tuvo una corta existencia, aproximadamente 3 meses de salida al aire, cortada por su allanamiento y posterior persecución por parte del Ministerio de Defensa y los servicios de Inteligencia. Persecución que se llevó por varias semanas con autos de particular, detenciones y acosos en la sede de Inteligencia. Fue una de las pocas radios en definirse con una postura anarquista y abocada a la difusión y la acción directa de la ideología.

  Aquel 20 de Septiembre no menos de diez milicos se hicieron presentes en la casa donde se transmitía. Corridas por los techos, bloqueos de todas las salidas existentes y pateando puerta ingresan exigiendo los equipos. Los recibe un adolescente de 17 años que les exige la orden de allanamiento. Una vez presentada continúan la búsqueda, logran incautar el transmisor, una consola, cable y antena. Buscaban sin éxito un mayor que se hiciera responsable, lo buscaron en las siguientes sesiones de interrogatorios que sufrió el adolescente que vivía en la casa, nunca pudieron responsabilizar al mayor que buscaban. Contiguo a la casa había una especie de galpón que a su vez funcionaba como taller artesanal de carpintería. “Encontramos lo que buscábamos” grita uno de los milicos, “acá están los miguelitos y los cócteles molotov”, tablas con clavos del taller y disolventes varios para la laca con la que se lustraba periódicamente. Las escuchas en los autos particulares parados en la puertas de radio, noche tras noche, hizo volar la estrecha imaginación de los agentes de inteligencia. Tuvo su resultado mediático, los diarios en ese entonces ponían en primera plana, “radio anarquista allanada, se le requisan miguelitos y bombas molotov”, otros titulaban “Allanada radio anarcopunk con vinculaciones al Movimiento Zapatista de Liberación Nacional”. No cabían más adjetivos para descalificar tal procedimiento, se hicieron los descargos en una página del diario La República firmada por Miguel Bakunin.
  ¡La resistencia y determinación de la juventud rebelde nunca pudo ser requisada ni detenida!


A %d blogueros les gusta esto: