A fortalecer nuestra autoorganización.

El contexto en general no parece mejorar. La vacuna, una oportunidad más de las tantas que tiene la industria de la medicina para enriquecerse, no será ninguna panacea. La brecha económica y las condiciones de vida de lxs más pobres es el verdadero problema que se viene arrastrando desde antes de la emergencia sanitaria. El mundo sigue funcionando a través de la explotación y para el consumo. Mientras tanto el gobierno anuncia medidas, avanza un paso, retrocede otro, en definitiva siempre salvaguardando las necesidades del mercado y lxs empresarixs.

Debemos prepararnos responsablemente si queremos la revolución social. Pero nuestra preparación no consiste en un retiro, sino en todo lo contrario; un meterse de lleno en el presente, sin esperas, fortaleciendo nuestra autoorganización.


A %d blogueros les gusta esto: