Más solidaridad en las calles de Montevideo.

La inmoralidad de gente sin lugar donde vivir, habiendo tanto campo y casas vacías es moral para el capitalismo, sus defensores y sus falsos críticos.
Sus leyes y sus jueces continúan amparando que grandes empresas tengan terrenos gigantes mientras las personas duermen en la calle o hacinadas.
Pero las personas van encontrando soluciones…


A %d blogueros les gusta esto: