Contra la cosificación.

Lo sistémico carece de ética. Precisamente porque es un sistema, este capitalismo posindustrial funciona mecánicamente. Su fin último es la acumulación de riqueza per se. “Por la evolución humana” es solo un verso ideológico. Más bien vamos hacia el debacle ecológico y social, si no hacemos nada para pararlo.
En el auge del mundo fabril el obrero era una pieza más de la máquina. Ahora somos un dato más en el ciber-espacio, tele-explotadxs, “emprendedores” (auto-explotadxs), esclavxs de la incertidumbre, del trabajo inestable o transitorio.. Está claro que la historia es acumulación, siguen existiendo también las fábricas. Hay una constante en estas formas de dominio; la cosificación de los individuos.
Este sistema se legitima a sí mismo con mitos tales como la meritocracia, el progreso tecnológico, etc. Hay que superar el capitalismo para superarnos como humanidad.


A %d blogueros les gusta esto: