En Colombia el gobierno defiende sus intereses reprimiendo y asesinando.

Al Estado y sus gobiernos no les tiembla la mano cuando hay que reprimir y ahogar al pueblo en sangre. Cuando ya no hay forma de imponer un consenso con el sistema y sus leyes, cuando la gente se levanta decidida a luchar, vemos que el Estado puede defender su sistema a fuerza de balas. Si te atreves a defender la dignidad, es posible que termines defendiendo tu propia existencia y la de lxs demás.
La autoorganización popular hace la diferencia. La revolución social más que una posibilidad es una necesidad.


A %d blogueros les gusta esto: