Que viva la revuelta.

“Tres elementos o tres principios fundamentales constituyen las condiciones esenciales de desarrollo humano, colectivo o individual, en la historia: 1., la animalidad humana; 2., el pensamiento, y 3., la rebelión. A la primera corresponde propiamente la economía social y privada; la ciencia al segundo y la libertad a la tercera.”

Así comienza el potente libro formado de fragmentos del revolucionario Mijaíl Bakunin. Dios y el Estado asesta un golpe al corazón del principio de jerarquía que intenta regir la sociedad y que es enfrentado por uno de los factores de mejoramiento de las personas: la rebelión. Nuestro mundo no está totalmente condicionado si podemos rebelarnos, si podemos decir que no. Hoy son las personas en Colombia saliendo a enfrentar a los cuerpos armados del Estado, son lxs compas en Chile manteniendo su huelga de hambre y son los millones que protestan y luchan día a día.
No hay avance sobre el dominio en la sociedad sin rebelión, sin la negación de lo dañino, sin salir a la calle, sin pelear…


A %d blogueros les gusta esto: