Sólo la lucha es real.

“Un discurso revolucionario puede pudrirse como un pedazo de carne… para muestras sobran botones.
Vivís rodeadx de palabras y gestos agusanados de cierta izquierda recuperada por el Capital, la de la eterna transa y el muro de contención.
En estas páginas no decimos nada nuevo, sino todo lo contrario, si buscás acá vas a volver a encontrarte con tu vieja certeza: todo lo deseable-posible nace de la lucha real.
Acá no encontrarás esas teorías que explican por qué hay que dejar el enfrentamiento para mañana. No hay programas ni alternativas más allá de la guerra cotidiana; nada tenemos que hacer en el juego burgués del poder, del discurso, del aburrimiento y la miseria, ya no jugamos ni juzgamos con sus reglas. Hemos expulsado de nuestro lado a toda suerte de ideólogos, deshaciéndonos de las teorías que intentaban encorsetar nuestras prácticas (toda afirmación que no pueda ser blandida como un arma de guerra, nada tiene que ver con nosotrxs).
Sólo la lucha es real… el resto es vano espectáculo. Sólo en el enfrentamiento directo contra lo que nos oprime puede intuirse o decirse lo otro posible.
Somos hermosas y horribles bestias en guerra contra el Capital, obtendremos lo que queremos haciendo reglas y violando las reglas, nuestro deseo obstinado nada dejará en su sitio.
Hay que dar vuelta la vida como una media, anónimxs y sediciosxs como un juego necesario, como una irrupción violenta en el territorio que nos fue vedado, desvistiendo santxs, rompiendo esquemas, alegres, salvajes…
Aullando para la guerra”.

Una introducción que fue todo un manifiesto hace como 18 años, de esos tiempos al ahora, no han caído nuestras potencias liberadoras, no han caído nuestros sueños, no nos hemos rendido. Un Montevideo anárquico que crece.

R.


A %d blogueros les gusta esto: