Hasta que el miedo se silencia.

La revolución social es más necesaria que nunca pero parece no ser deseable. De repente, un montón de indignadxs se atreven a enfrentar las injusticias sociales y nuevas fantasías recorren el globo. Es en ese momento donde parece recrearse una comunidad que se cuida, se reconoce y reacciona en común. Como el animal aislado sentimos miedo a lxs otrxs, al cambio y hasta a nosotrxs mismxs pero cuando se recrean los lazos lo controlamos. El miedo no desaparece ni desaparecerá nunca del todo pero puede dominarse. Recrear lo social para un verdadero y libre desarrollo de las potencias involucra enfrentar al miedo a nuestro alrededor, romper la aislación y la desconfianza. Involucra rehacer los vínculos, pero sobre todo, ir contra lo que crea seres atomizados para hacerlos vulnerables y controlables. Crear comunidades de reciprocidad, afecto y libertad Involucra ir contra la máquina del miedo, en definitiva, barrer al capitalismo y al Estado.

R.


A %d blogueros les gusta esto: