Frente a los hechos de violencia en la educación no nos quedamos indiferentes

ddd

Repudiamos la violencia de empeorar las condiciones de lxs estudiantes, sobre todo más pobres, atentar contra una socialización liberadora e impedir la solidaridad organizada. Pavor no nos da la rabia de la gente, pavor nos da el orden constituido y su desigualdad estructural. Por los centros educativos pasan miles de gurises y profundizar los valores y prácticas empresariales de pura competencia, egoísmo y darwinismo social sólo traerá más desgualdad. Estos días con sus medidas, lxs pibes abren brechas para reflexionar e interrumpir lo dado, el camino que el capitalismo y sus sostenedores trazó. Interrumpir puede y debería convertirse en el impulso contra las políticas de izquierda y derecha de adaptarse al mercado y sus imperativos. Interrumpir puede y debería convertirse en la potenciación de la autoorganización y la puesta en marcha de formas nuevas.

¡Arriba lxs que luchan!


A %d blogueros les gusta esto: