Contra el seguidismo liberticida

dasd

No hay que alimentar zánganos. Hay tiempo para visibilizar las tácticas del progresismo de recuperación, cooptación de las luchas, azuzando contra la extremaderecha o la derecha, y queriendo venderse como los salvadores posibles. Confiar en las fuerzas de las personas es desde ya, no caer en el peor de los posibilismos progres, que además sólo refuerzan a la larga a los sectores más reaccionarios. El mercado nos pone a elegir entre empresarios de derecha e izquierda, a elegir amos con mismas políticas económicas y diferentes nombres.
El posibilismo electoralista se vence organizándo posibilidades reales, palpables y sinceras. No hay que tener un discurso que permita olvidar la miltarización, la acumulación de la tierra y el acomodo que hizo el progresismo y la izquierda autoritaria. Fortalecer las bases sociales, las asambleas como posibilidad real de decisión, y acción, y no como puente entre lxs dirigentes progres al poder.
Aguantar las embestidas puede servirnos para que el pueblo no caiga en el cíclo nuevamente. Será una construcción larga pero que tiene su tiempo ahora. Crear los mecanismos concretos para no hacerle seguidismo al progresismo y sus dirigentes. Los vencimos cuando Tabaré quiso meter el decreto de esencialidad, perdieron con la megaminería. Ni amos ni esclavos.
Autoorganización, solidariad y acción directa, de abajo a arriba y contra el poder político. Ningún seguidismo.

Plácido.


A %d blogueros les gusta esto: