Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Botones en Puerto Príncipe, botones en Montevideo…

diciembre 8, 2016

e

Los programas, protocolos y los proyectos de los diferentes ejércitos regulares de los Estados de Sudamérica se han reestructurado en los últimos años, en general, a partir de la última gran reestructuración económica, digamos desde el año 2003. Dicha reestructura apunta a la hipótesis de los “futuros conflictos asimétricos” que se darán a nivel mundial. El crecimiento urbano, la urbanización de la pobreza, la violencia connatural de los suburbios y los amuchamientos de las poblaciones excluidas en nuestras ciudades producirán cada vez más conflicto social. Ante todo eso, los Estados se preparan, se organizan para dar respuesta a una conflictividad que será utilizada para imponer nuevos niveles de dominio y control poblacional. Pueden verse explícitamente estas previsiones en los documentos de la OTAN, UNASUR o el propio BID. Este proceso a nivel mundial tiene y tendrá sus particularidades, vinculadas a la división internacional que mantiene el capital sobre el planeta, en América latina.
  Este es el sentido de las ocupaciones militares que llevan adelante los Estados. Este es el sentido de la ocupación multiestatal que se lleva adelante en Haití. El Estado uruguayo, que mantiene a sus soldados ocupando territorios en América y África, prepara a estos mercenarios para diferentes panoramas de contingencia en su propio territorio. La única estabilización de las misiones de la MINUSTAH es la del sistema de dominio capitalista a nivel global.
  Así por ejemplo, el Estado brasilero que ha dirigido la ocupación militar sobre la población civil y desarmada de Haití, ha utilizado luego un 60% de esas tropas para ocupar las favelas de Río de Janeiro. La preparación de las tropas de los ejércitos estatales es formación para el control poblacional civil permanente, es formación para el ejercicio del poder sobre poblaciones enteras, protestas y grupos refractarios.
  La izquierda en el poder, al igual que la derecha, buscó desde el principio mantener estos ejercicios de dominación militar sobre la población. Esto se discute poco cuando se habla de la ocupación de los mercenarios en Haití o el Congo: la preparación continua del control poblacional por parte de los ejércitos y demás fuerzas estatales. Ahora el ex-presidente Mujica ha salido para preparar la cancha frente a la posibilidad de aumentar las tropas y continuar con la ocupación, luego que ya han aumentado los plazos del supuesto retiro de las tropas.
  La única acción humanitaria de las tropas de mercenarios estatales es la de aumentar la dominación humana. La guerra civil permanente que el capital ha establecido sobre nuestros territorios ha descentralizado el control pero aun mantiene zonas claras donde se prepara, donde se estudia, donde se acopia materiales y lugares en donde se experimenta directamente sobre la población. El capital determina hoy amplias zonas donde la gente queda condenada a muerte o puede ser sometida a las peores condiciones. Y así como las tropas brasileras en las favelas, todos los ejércitos se preparan para la posibilidad de la ocupación de sus territorios y poblaciones.
  La guerra y la ocupación haitiana son una parte de la guerra y la ocupación en el territorio uruguayo. Las balas que se tiran ahí, los retenes que detienen gente ahí, las cámaras que vigilan ahí son las mismas que matan, retienen y vigilan acá, entender estos procesos es entender la fuerza real del principio internacionalista que siempre ha guiado a los movimientos realmente revolucionarios.
  El antimilitarismo debe ser siempre profundizado uniéndolo a una crítica al poder y a los diferentes proyectos de transformación social profunda. El Estado como aparato y lógica de dominio, como órgano co-dependiente del sistema capitalista que continúa destruyendo la vida no va a desarmarse sólo, no va a autofagocitarse. Hoy más que nunca, mientras los Estados se preparan, mientras el capital financiero se pertrecha para adaptarse a nuevas condiciones de dominio debemos profundizar un antimilitarismo que sea parte esencial de nuestras luchas por la libertad y prepararnos, informarnos y autoorganizarnos nosotros también.
  No a las tropas en Haití, no a las tropas en ninguna parte.

Anarquistas.

Recibimos y publicamos / Pintada contra el desalojo de La Solidaria [San José].

diciembre 7, 2016

Desde el departamento de San José recibimos foto de una pintada contra el desalojo de La Solidaria.

a

Fotos y proclama de la manifestación contra los desalojos en la Costa de Oro [Canelones].

diciembre 6, 2016

El pasado viernes 2 de Diciembre, vecinos de la Costa de Oro (Canelones, región uruguaya) salieron nuevamente a la ruta para protestar contra los intentos de desalojo a quienes ocupan tierras como forma de solucionar su necesidad de espacios para desarrollar sus vidas.

  A continuación compartimos la proclama leída:

  La digna delincuencia de re-apropiarnos de nuestras vidas…

  Una vez más estamos en la calle, una vez más nos juntamos para frenar los desalojos, para mostrar que la fuerza de la solidaridad puede pararse ante cualquier atropello, que lo dicho y repetido es un verso escrito con hechos: ¡tocan a uno, tocan a todos!

  ¿A quién pertenece la Tierra? ¿De quién es la propiedad del canto de los pájaros, el flujo de los ríos o el soplo del viento? ¿Cómo adueñarse de la simpleza de la vida? Son cosas pequeñas lo que se necesita para vivir con dignidad: amor, agua, alimento, aire, un techo. ¿Cómo llamar a lo que es esencial, propiedad privada?

  La Tierra es un entramado de vida, una red de relaciones y situaciones entre distintos seres en que habitar-la es apenas participar en este grande organismo. Quien se cree su dueño esta tratando de robar lo que no pertenece a nadie y a la vez debería ser usufructo de todas. Hoy estos señores adinerados usan los trajes de los políticos y empresarios, ayer del colonizador que bañó este territorio con la sangre de los pueblos que hace milenios lo ocupaban.

  La memoria nutre…

  La Coordinadora de Vecinos Contra los Desalojos es un punto de encuentro entre personas distintas que solucionaron con sus propias manos, por medio de la ocupación, el problema de la vivienda y que juntaron sus energías para defenderse, para no dejarse sacar lo que conquistaron con lucha y sudor. Surgida en la segunda mitad del año de 2014, como respuesta a una oleada de denuncias por usurpación, organizándose horizontalmente, sin nadie arriba y nadie abajo, tomando las decisiones por todos sus participantes por medio del consenso; y autonomamente, sin mendigar nada y sin cualquier bandera aparte de la lucha misma. Es parte de la continuidad de otras iniciativas autoorganizadas, como fue la victoriosa lucha para frenar los desalojos en el Remanso de Neptunia, en 2010 y 2011.

  Construir por medio del apoyo mutuo la fuerza necesaria para solucionar los problemas, llevándolos a la calle y proponiendo en los barrios que cada persona confíe en su capacidad de ser la autora de su propia vida, participando en una lucha sin representar a nadie y sin que nadie los represente, ha sido y sigue siendo la forma que la coordinadora eligió.

  ¿A quién interesa la ley?

  La herramienta utilizada por los poderosos para llevar a cabo los desalojos ha sido la llamada ley de usurpación, modificada en el primer gobierno del Frente Amplio, llevando la ocupación de terrenos del ámbito del derecho civil al derecho penal, hace que una persona pueda ser condenada con hasta tres años de cárcel por haber buscado lo básico y necesario que es el techo. También desde que se han hecho estos cambios, la denuncia de desalojo no necesita más haber sido hecha por el propietario del terreno en cuestión sino por cualquiera, aumentando las posibilidades de los que especulan con la tierra y que ambicionan con su propiedad.

  Algunos personajes poderosos detrás de estas denuncias son ya bastante conocidos como la Inmobiliaria Varela, la Comuna Canaria o el actual alcalde de Salinas, Oscar Montero, con su disfraz de “hombre del pueblo”, que segùn datos de la misma policía al momento que una vecina fue a averiguar su denuncia no dudó en ponerse la gorra y mandar al frente vecinas de la zona. Otros denunciantes tristemente, son personas que están en la misma situación de ocupantes que las denunciadas, que alimentadas por su ambición, abandonan cualquier valor de solidaridad llevando a quienes denuncian a situaciones que ellas mismas pueden padecer.

  Cuando es visible que las leyes son hechas en primer lugar para asegurar la propiedad privada y que esta misma propiedad privada de unos pocos busca sacar lo más simple y esencial de muchas, ¿dónde está el problema en romper con las leyes para así encontrarse con esta simpleza que es vital?

  El contexto y la posibilidad de cambiarlo.

  Para nosotras es importante señalar que los desalojos no son hechos aislados, que estan inmersos en un contexto más amplio que busca principalmente expulsar a las pobres de la zona, aumentando sus ganancias y probabilidades de especulación. Aparte de expulsar directamente a las personas de sus casas alimentan la presencia de la pasta base, vaciando de códigos la cabeza de muchas, haciendo que vecinas roben entre vecinas, generando asi la excusa perfecta para la estigmatización mediatica y para la militarización, ya que en 2 años es evidente cómo se ha hecho más masiva y violenta la presencia policial.

  Hoy frente a nuevas ordenes de desalojo y la reflotacion de algunos otros del 2014, acá estamos con la guardia alta, preparadas para una nueva pelea, que no es la primera y tampoco será la última y que sólo asegura la convicción de que el único camino al cambio es la lucha. El amor a la Tierra es lo que nos hace defenderla con uñas y dientes, el sentimiento de que ella no nos pertenece, nosotras pertenecemos a ella. Como dicen los muros, como esta tallado en nuestros corazones, una vez mas hacemos volar estas palabras:

  ¡Tierra para quien la habita, la ama y la cuida!
  ¡No más desalojos!

Coordinadora de vecinas contra los desalojos.

Viernes 8 de Diciembre / Charla-debate: conflicto territorial urbano (el ejemplo de Exarchia).

diciembre 5, 2016

afiche_812

Recibimos y publicamos / Pintada contra el desalojo de La Solidaria [Artigas].

diciembre 4, 2016

Recibimos foto de una pintada en apoyo a La Solidaria desde el departamento de Artigas. ¡Contra la represión: solidaridad y acción!

ar

Recibimos y publicamos / Pintadas contra el desalojo de La Solidaria [Colonia].

diciembre 2, 2016

Nos envían desde el departamento de Colonia una muestra de solidaridad y apoyo a La Solidaria. No todo está en venta, ¡La Solidaria resiste!

Recibimos y publicamos / Pintadas contra el desalojo de La Solidaria [Rivera].

noviembre 30, 2016

Desde el departamento llamado por el Estado con el nombre del asesino de Rivera nos envían fotos contra el desalojo de La Solidaria, ¡saquen sus manos de nuestros centros sociales!

Peñarol es quemar… un error garrafal.

noviembre 29, 2016

peqeg

Los últimos sucesos en el fútbol, la “violencia incontrolada”, el “salvajismo” y varios etcéteras llenan hoy páginas y páginas de indignados periodistas y bienpensantes al servicio del negocio capitalista. El show debe continuar y si los partidos se suspenden siempre se puede gastar una hora de programa haciendo tontos análisis para decir siempre lo mismo: nada. Pedir policía, pedir control que asegure el espectáculo es el único horizonte de los periodistas, milicos y políticos.
  La desaforada reacción de los medios y la indignación por boca de la clase media se hace sentir con la repetición de los ya clásicos slogan que hacen referencia a un mundo imaginario y extinto que evoca los años cincuenta y sesenta… la época de la buena vida y la integración, las puertas abiertas en la noche y las tribunas compartidas en la cancha…
  En algo podemos darle la derecha a los gritos desesperados de los ciudadanos: la integración vivida (y luego idealizada) que algunos recuerdan se ha caído a pedazos. El capitalismo continuó produciendo y profundizó procesos de desintegración en la población. Ciertos momentos han sido claves, la migración de la población rural a la ciudad de los sesenta-setenta, que al igual que en toda Latinoamérica encontró una ciudad que no pudo adaptarse suficientemente a la velocidad y tamaño del proceso, es uno de ellos. También, la dictadura y la derrota de los sectores antagonistas y sus proyectos de transformación social, aplastados por las fuerzas del Estado, con una gigante expoliación en el territorio. Luego, la reestructuración capitalista cuyo coletazo en la zona produjo los sucesos del 2001. Y finalmente, la izquierda en el Poder con un proceso de introyección acelerado del consumo en la población y con el corolario de un profundo control social para proteger el negocio.
  Todo eso fue progresivamente agudizando la desintegración social y la destrucción de los vínculos comunitarios. En la época del “nuevo uruguayo”, la izquierda creó, a través de ejércitos de trabajadores sociales y otros dispositivos, estructuras artificiales de participación, en definitiva, mecanismos de complicidad con la gestión del sistema de dominio. Todos estos procesos han agudizado el fuego que hoy se cierne en varios barrios y que ocupa tanta tinta. La angustia que produjo el capital con la transformación de los viejos proletarios en “clientes”, siempre bajo la inseguridad laboral y la competencia permanente, siempre bajo la doctrina de la inseguridad y la presión constante encuentra su explosión a través de diferentes modos de violencia. Cientos de trabajadores sociales, comercialización de todo, miles de dosis de fármacos, shows, policía y demás estructuras estatales no son suficientes para lograr la contención de lo que los trabajadores sociales, la comercialización de todo, los fármacos, los shows, los policías y las demás estructuras estatales generan.
  El fenómeno no es aislado y puede verse en todo el mundo. La disociación entre jóvenes y el resto de la comunidad, la disgregación y la extrema dependencia (acusada constantemente de individualismo), son síntomas generalizados en el cuerpo social mundial. El proceso es más agudo donde el capital ha encontrado un terreno más fácil para desarrollar sin piedad su juego y en donde la resistencia ha sido destruida dejando como única respuesta al futuro el sueño del consumo infinito. Los jóvenes sin códigos (o mejor, sin principios), desarraigados de su entorno y unidos a pequeñas bandas que sólo logran trascenderse acompañándose de otras bajo el imperio de un mismo color es rutina de cada fin de semana en las canchas en todas partes. Al igual que en las votaciones del Brexit, en la elección presidencial en EEUU o en el plebiscito en Colombia, la población no se atreve, no le pinta decirle a las encuestadoras, periodistas o demás personas del establishment progre que odian su versión de la realidad y es el populismo más efectivista el que los mueve y conmueve. La verdad se murmura en las esquinas y no puede escucharse en los programas periodísticos, se odia a la policía, a su mundo, se odia a aquellos que están para reprimir y a sus defensores. Existe la necesidad de vivir por fuera y contrariamente al mandato más cobarde de cierto extracto social y se prefiere asumir las formas (igualmente capitalistas) de un “descontrol programado o alcahuete con el poder” a ser un integrado cínicamente indignado.
  Ni aún con la gran cantidad de efectivos que la izquierda ha puesto en las calles dejó de ser generalizada la rabia hacia la policía. Si vamos a creer a las palabras del Ministro, el ex-tupamaro Bonomi, el sabotaje al espectáculo futbolístico del otro día fue parte de una conspiración entre narcos que dominan la hinchada de Peñarol. Ahora, ni aún así pudo, el guerrillero devenido milico, ocultar el hecho de que cientos de jóvenes mostraran la rabia a la institución policial y destruyeran todo lo que encontraban. Los jóvenes sin cultura comunitaria, con vínculos armados sólo por la televisión y una propaganda que los invade y pasa directamente sin posibilidades de mediación mental introyectan fácilmente la cultura de la mafia y el negocio que impulsa hoy el mercado. En la frase tan repetida de que ellos (los barrabravas) no son los verdaderos hinchas puede verse claramente la contradicción de la mentalidad reaccionaria. Toda la propaganda de los medios dice-muestra siempre y de forma clara, exactamente lo opuesto, la barrabrava, los que mueven gran parte del negocio futbolístico y facilitan la otra parte son los verdaderos hinchas. Los mensajes cifrados para una mentalidad de clase media, integrada y sostenedora de la ideología democrática son interpretados en su estructura concreta por la mayoría de la población menos domesticada. Se crean a través de los dispositivos de subjetivación personas con una capacidad llana de entendimiento, se les da un mensaje claro y comprensivo pero se espera que lo comprendan de forma diversa.
  Luego, lo que surge incluso entre y por fuera de las diferentes manipulaciones es la revuelta. La revuelta descubre una nueva dimensión de cada uno, abre un enfrentamiento con el mundo y un crecimiento que no es igualado por todos los sentimientos de inseguridad y baja autoestima que produce en las poblaciones más bajas económicamente la vida diaria. ¿Qué pueden buscar y querer los pibes más que se hable de ellos, tener referentes a quién seguir y dotar de sentido su existencia, un sentido que entienden… “Peñarol es quemar”.
  El estado es la guerra y su momento actual es el de la guerra civil permanente, una sociedad desarraigada, móvil se balancea entre comprar y querer comprar, consumir y querer formar parte del espectáculo. En lo único que cierta población es protagonista es en los ataques a los cuerpos del orden y a lo más cercano de un mundo que los niega. La mayor o menor participación de los aparatos del Estado y de los grupos mafiosos (o sea paraestatales) en la organización de los hechos no es anecdótico sólo pero tampoco debe llevar a la negación de la reflexión y sobre todo de la acción por potenciar lo claro del mensaje de cada revuelta por pequeña que sea, de cada enfrentamiento por imprudente que parezca. En un mundo opresivo y que se afana de controlarlo todo, la rebelión es la vida.
  Una pregunta interesante, más allá de la espectacularización, es: ¿cómo esa revuelta, esa rabia puede dejar de ser sólo implosiva? El error garrafal luego de la jornada del domingo sería olvidar que el sentido de la rabia es explotar. Mientras los progres, derechistas y demás bienpensantes y alcahuetes del sistema se escandalizan y utilizan los hechos para potenciar sus leyes represivas, la responsabilidad de aquellos que buscamos luchar por la destrucción del Estado y su mundo es actuar. Debemos fortalecernos en nuestro hacer, debemos actuar al reconocer los problemas que vivimos para que no nos exploten en la cara o sólo los veamos desde atrás de los vidrios de la comodidad. El Estado crea y potencia las condiciones de un desarraigo poblacional y luego busca soluciones represivas, crea el problema y luego da falsas soluciones. Al final del día su continuidad está asegurada. Quebrar ese círculo es nuestra responsabilidad…

Anarquistas.

Viernes 9 de Diciembre / Movilización en repudio a Monsanto.

noviembre 29, 2016

9_12