Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Títeres.

agosto 16, 2021

Acá vemos un dirigente sindical y un empresario, ambos devenidos políticos, compitiendo en un programa de cocina.
¿Qué tiene que ver esto con sus carreras políticas? Mucho.
Lxs políticxs no son más que títeres que se alimentan del espectáculo. La pantalla, la pose, la farándula, son características de la manera actual de hacer política. Entre ellxs no hay enemistad real, pues todxs representan una y la misma cosa; la predominancia de la negociación sobre el conflicto de clases, la hegemonía del Estado sobre nuestras vidas.

Ollas populares, estructuras solidarias y revolución social.

agosto 16, 2021

No olvidemos quiénes sustentan hoy la solidaridad organizada, no el Estado ni sus ongs, sino la propia gente a através de decenas de emprendimietos.
Recordemos bien que no demos sustentar la miseria perpetúandola sino mostrando el camino de la solidaridad y autoorganización.
Las ollas populares, las luchas sociales, el apoyo mutuo sin intereses económicos ni políticos pero contrario a la caridad es nuestro camino. Conciente de la guerra social, conciente de la desigualdad estructural y de la profundización actual de lxs capitalistas por profundizar la dominación debemos actuar.
No olvidemos que salimos todxs juntxs de ésta o reproducimos el cíclo. Ponemos la fuerza en partidos para que vayan acomodando a su gente o nos organizamos para hacernos cargo de nuesttras vidas en un territorio que no quede nadie afuera…

M.

Nuevo horario del ateneo anarquista de Montevideo.

agosto 16, 2021

Otrxs 300.

agosto 10, 2021

Aprovechando el horror capitalista que se cierne sobre Grecia en estos momentos donde las llamas continúan devorándolo todo, traemos un recuerdo de alerta. ¿Qué significa un recuerdo de alerta? Una traza de historia que se opone a algunos de esos cortos saberes que dicen que todo siempre fue igual o que justifican el presente olvidado las revoluciones como un factor crucial para la vida y la libertad humana. Retroceder unos cuantos siglos pudiera parecer un acto de abandono, de escapatoria pero quiere ser lo opuesto. Hoy el período inaugurado con la explotación capitalista trae las peores amenazas a una vida humana sobre el planeta, es necesario reaccionar como antaño otrxs reaccionaron, generación tras generación…

Alguna vez otros 300 guerreros espartanos quedaban en los suelos ensangrentados, y otros más también que habían venido a ayudarlos desde otras polis, pero no intentando esa vez, detener el avance de un imperio vecino sino detener la gran rebelión de sus esclavxs. Lxs ilotas eran esclavxs, siervxs atadxs a la tierra y dominadxs por lxs espartanxs. Su vida no les pertenecía y eran sometidxs constantemente a cientos de vejaciones.
Los relatos de la gran revuelta Ilota son variados y contienen algunas contradicciones. Para algunos historiadores antiguos la rebelión recién pudo ser aplacada 10 años después y para otros todo duro cuatro, cinco o seis años. Hablamos del 464 antes de Cristo. Lxs oprimidxs aprovecharon un gran sismo que mermó la resistencia espartana y comenzaron una guerra de liberación que sacudió la época.

Finalmente, tras años de lucha, la sublevación fue vencida no sin la ayuda de otras Polis que debieron venir a auxiliar a Esparta contra lxs esclavxs. En ese período muchxs encontraron la libertad y muchxs pelearon hasta la muerte dejado muchas lecciones. En ese amplio territorio que lxs historiadorxs llaman Magna Grecia la gran rebelión debió causar más de un descalabro. Los pueblos donde nació la filosofía, donde la capacidad de instituir la realidad tendría tanta relevancia, no parecían estar preparadxs para que sus esclavxs destruyeran su seguridad. No lo esperaban.
La opresión es un entramado extraño, tiende a normalizarse, se oculta tras la apariencia y se convierte en visible cuando algún hecho inesperado la tumba. No quiero comparar malamente el terremoto que sacudió a lxs lacedemonixs con el fuego actual en Grecia pues el primero sí lo podemos considerar un hecho natural, no causado por el ser humano, y el segundo indudablemente es responsabilidad de las personas y el sistema capitalista. Pero algún hecho nos despertará, algún hecho deberá despertarnos. Esa vez, lxs oprimidxs se rebelaron, la tierra había temblado, algo les indicó que ya no se podía continuar más de esa manera.
La continuidad de la vida humana en el planeta hoy está en riesgo, los niveles de calentamiento y sus consecuencias también deberían alertarnos contra un sistema de muerte. Igual que aquellxs esclavxs, sólo la autoorganización y no la acción de aquellxs con tantos intereses en continuar explotando, podrá sacudir y capaz cambiar la historia.

R.

* En las imágenes, el incendio que sacude Grecia junto a la mayor ola de calor en décadas.

Llevar la protesta a todos lados, no detenerse nunca.

agosto 6, 2021

Si bien las autoridades penan las protestas en los juegos olímpicos, no pueden adelantarse a lxs deportistas que deciden reivindicar las causas de la libertad

En la imagen la deportista Raven Saunders hace un gesto de una x con sus manos representando la intersección de todas las opresiones. Así se une a la larga lista de deportistas que han protestado mostrando que la responsabilidad es más fuerte que el negocio.

Efemérides | 30 de Julio de 1971, fuga de 38 presas políticas en Montevideo.

julio 30, 2021

El 30 de julio de 1971, 38 presas políticas se fugaban de la Cárcel Cabildo de Montevideo, en la llamada Operación Estrellas, reconocida internacionalmente como la mayor fuga de presas políticas de la historia. La mayoría eran militantes de las organizaciones armadas MLN-Tupamaros y OPR-33 (anarquista).
Esa fría noche de 1971 en el sector Centro de la cárcel (dispuesto para alojar a las presas políticas), sonaron, como hacía meses, años, el chirrido de las rejas al abrirse junto a las vueltas metálicas de los llaveros en las cerraduras, anunciando la ronda de inspección antes del próximo turno de guardias.
Las funcionarias hicieron el habitual recorrido comprobando la normalidad de los movimientos y actividades cotidianos después de la cena. Lo que no vieron fue que en esa normalidad se montaba una escena (el “triunfo de la mirada sobre el ojo”).
La limpieza de la cocina, las que leían, escribían, cosían, armaban artesanías, otras, en el “cuarto chico” jugaban a las cartas sobre una manta extendida en el piso y algunas otras preparaban las camas donde esa noche, las frazadas cobijarían cuerpos simulados. Los “cuchicheos” y las risas juveniles de aquellas mujeres, subversivas, terroristas, que no pasaban los 25 años, no podían encerrarse tras las rejas. No obstante esa algarabía que las carceleras estaban acostumbradas a oír, no percibieron que algo diferente sucedía, una espera inquietante. Ansiedad, temor, desafío, incertidumbre.
Algunas salieron al pequeño patio a fumar, otras fuimos a mirar las estrellas y despedirnos de compas bajo las mismas estrellas que solíamos decir que podían verlas también nuestra familia, compañerxs, allá afuera y tantes otres que luchaban en ciudades y montañas de nuestro continente, en una década donde intensas revueltas conmovían parte del mundo. En una de las paredes habíamos escrito el poema de Marcos Ana…”Mi vida es un cuadrado de ramas y estrellas bajo las que sigo soñando”.
De pronto en el “cuarto chico” una de las jugadoras grito “Envido!”, la manta se movió y un ruido sordo se desmoronó hacia adentro de un agujero bajo la manta. El lugar era exactamente el que las compañeras con centímetros de costureras y otros utencillos caseros habían indicado a lxs compañerxs que debía llegar cavando para abrir el pequeño boquete, desde donde se extendía un estrecho túnel por donde esa noche fueron arrastrándose con dificultad las compañeras hasta llegar al pasaje de las cloacas por donde, a su vez, llegarían al otro boquete de salida, donde se las esperaban para salir finalmente a una vivienda desde donde las ayudaba a trepar.
Todo estaba perfectamente planeado, ropas y zapatos a la medida de cada una y rápidamente fueron trasladadas a diferentes lugares de seguridad.

Al amanecer, dentro de la cárcel, las compañeras que habíamos optado por no fugarnos por diferentes motivos, embarazos, niños recién nacidos, situaciones familiares, fingiendo dormir, sentimos expectantes la ronda de las carceleras antes del cambio de turno.
Volvieron apresuradas al dormitorio donde estábamos, alumbrando una a una con las linternas. Una vez que habían detectado que estábamos se fueron a un extremo del dormitorio y oímos como en voz baja y nerviosa tramaron no registrar la fuga, pasando así el fardo al turno siguiente.
A la hora aproximadamente, golpeando las palmas, una oficial nos ordenaba en tono duro y autoritario, “De a una al baño, se visten y esperan cada una en su cama el desayuno tienen prohibido ir a otro lugar del sector y obedezcan si no quieren tener problemas”. Esto es lo que recuerdo literalmente. Durante todo la mañana estuvimos custodiadas con una funcionaria en cada puerta. A media tarde otra vez la oficial casi gritando nos ordenó; “Todas sigan a las funcionarias van a ser trasladadas”, a la pregunta de hacia donde respondió; “eso no les corresponde saber”.
Nos llevaron a jefatura, nos alojaron en un pequeño sector con varios cuartos. Las funcionarias se retiraron y el aire se hizo más liviano, las carceleras de allí, era evidente, no tenían formación y nos recibieron con actitud menos autoritaria.
A la noche supimos por una de ellas que todo había salido bien, nos abrazamos y esa noche, sí pudimos dormir felices y orgullosas de nuestras compañeras. Alguna dijo en voz alta; “La lucha continúa”, y otras respondimos; “¡Arriba las mujeres que luchan!”

La gente de trabajo.

julio 19, 2021

“La gente de trabajo no tiene ningún inconveniente en mostrar sus documentos” Heber, ministro del interior
La gente de trabajo no se preocupa de las cámaras vigilando todos los rincones. La propiedad no es parte de una organización desigual de la sociedad.
La gente de trabajo no tiene ningún problema con que las cárceles sigan siendo depositarios de pobres. Si estás tranquilitx no tenés de qué temer.
La gente de trabajo no se preocupa por la gente sin casa. Lxs verdaderxs dueñxs de las cosas son quienes las compran.
La gente de trabajo no se altera porque los cuerpos represivos del Estado están cada vez más armados. El Estado somos todxs y no es una organización de la desigualdad y el dominio.
La gente de trabajo no tiene que cambiar su modo de hablar, de pensar ni de ver a lxs demás. La tradición es una continuidad de justicia social repetida en el tiempo, todo estaba bien antes que de lxs subversivxs vinieran a joder.
La gente de trabajo no se preocupa por esas cosas de la revolución social. Vive feliz con todas las libertades que le han regalado las clases altas.
En fin, la gente de trabajo se identifica con la imagen que han armado lxs publicistas sobre consumidorxs tontxs, con autobombo constante y queriendo ser sus patrones. Ojalá dios nos libre de “la gente de trabajo”…

R.M.