Tantas veces lo tapen, tantas veces lo volveremos a hacer…

abril 7, 2022

El antirracismo y el antimachismo en Montevideo es imparable. El «muro de lxs migrantes» de Paysandú y Fernández Crespo, dándo la bienvenida a nuestrxs hermanxs que por razones económicas o por lo que sea llegan y deben enfrentar la explotación local es cuidado por toda la comunidad de lucha.
Que lo tapen las veces que quieran, volverá a ser hecho…

Autoorganización, solidaridad, acción directa, ni un paso atrás.

Ni un paso atrás.

abril 4, 2022

La ultraderecha se reorganiza, pero el movimiento con proyección no necesita cambiar su táctica: más autoorganización social, más bases directas, más práctica anárquica. Quieren ganar terreno pero no debe haber una baldosa libre para el fascismo en Montevideo.
En todas partes, en todos los barrios, autoorganización y acción directa.
Ni un paso atrás.

Jueves 7 de abril | Concentración contra la suba de precios

abril 3, 2022

Efemérides | Del 3 al 7 de abril de 1996, campamento de Colonia; primer encuentro del Cono Sur por DD. HH y contra la represión.

abril 3, 2022

Cuando las venas arden, cambia la historia.

Tras la represión del Filtro de 1994, la temática represiva era una preocupación constante para la porción rebelde de la juventud que no estaba dispuesta a ser el blanco de la represión institucional. Así distintos colectivos más o menos vinculados a la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos se organizan en esas fechas. En octubre de 1995 se comienza a juntar la coordinadora juvenil por los derechos humanos y contra la represión que convocará al campamento de Colonia.

Meses antes se palpitaba el encuentro en previas reuniones que auguraban el multitudinario encuentro de jóvenes. El campamento convocado para la “semana de turismo” se realizó en un predio privado alquilado para la ocasión. Este fue pensado como un lugar de encuentro y debate de los problemas sociales para encontrar soluciones prácticas desde los grupos juveniles. Contó con talleres de discusión y debate, bandas en vivo, un almacén que vendía alimentos al costo y bebidas y tabaco con ganancia para cubrir otros gastos.
Una multitud de más de 4000 personas inundó el campo con sus carpas y dio vida a las intensas jornadas, que marcó un antes y un después en varios ejes temáticos que allí se discutieron.

La Coordinadora estaba formada por grupos como Aguijón, Barrikada, Alternativo Juvenil, Espartaco, Paralelo 38, Reziztenzia anarko punk, Alternativa FM, Grupo 24 de Agosto o Teindira, entre otras. Y participaron activamente agrupaciones argentinas como el MST, la Correpi, e Hijos.

Los talleres se realizaban en tres carpas al aire libre que tenían capacidad para unas 70 personas cada una, realizandose charlas, debates e intercambios desde las 14 hs. hasta la noche. Se acordó que los temas “represión policial e institucional” y “trabajo y desempleo” se trataran en todos los talleres por su importancia. Se discutió sobre vivienda, salud, feminismo, medio ambiente, dictaduras regionales, entre otros temas, participando agrupaciones e individuos de Argentina, Chile, Brasil y Paraguay.
En el campamento funcionó una olla popular gestionada por algunos de los grupos y transmitió en vivo la radio «A Contrapalo» a cargo de Alternativa FM y El Puente FM

Junto a los talleres, las bandas en Vivo, el teatro, plástica y otras expresiones varias dieron vida al encuentro. Tocaron Cross, La Vergüenza de la Familia, Amables Donantes, HDP, Diarrea, Ultratóm, Detenido-Desaparecido, La Banda del Cuervo Muerto, Plátano Macho, entre otras.

Fueron 5 días de libertad, de convivencia, donde el aprendizaje, la reflexión y la acción se pusieron en práctica. Se forjó el temple de las mentes inquietas, se legitimaron y consolidaron las prácticas horizontales, desconfiadas de los poderes públicos que pocos meses después desbordaron las calles apoyando la huelga estudiantil que pondrá en jaque la reforma educativa del gobierno de Sanguinetti.

22, 23 y 24 de abril | 9na feria del libro anarquista de Montevideo

marzo 31, 2022

Las máquinas de lxs oprimidxs

marzo 30, 2022

Perseguido por momentos, amante del pobrerío, del afuera, y generalizado como pandemia, el mate es una calabaza cortada y agujereada donde se le agrega un hierba antioxidante secada y triturada, con apenas un espacio para una bombilla de metal por donde caerá primero agua tibia y luego caliente para ser bebida. Pero claro, no es sólo esto, sino también una tecnología de hibridación cultural para la socialización y una notable máquina de relacionamiento humano. Los principios activos de la mateína producen en sus huéspedes la sensación de saciedad con lo que pueden evitar el hambre, espabilarse, enfrentar las horas de trabajo, las obligaciones y revivir luego en el ómnibus o en la casa ya de vuelta. El mate religa espíritus, ata individuos en círculos de cómplices creando organización, colectiviza, crea cultura de lo común.
La pólvora negra o verde ha levantado a personas esclavizadas. Anarquía, cultura de indios, criollos, obreros, delincuentes, pobres e insurrectos. Círculos donde las igualdades se posibilitan y las desigualdades se hacen objeto de escarnio, factor necesario para su combate…

R.M.

La tendencia de los nuevos encierros

marzo 27, 2022

Los últimos relevamientos sobre teletrabajo muestran su crecimiento en el mundo llegando a un porcentaje muy alto en los paises con economías y empresas más digitalizadas.

Si nuestras ciudades se van convirtiendo en shopings, parece lógico que nuestras casas se vayan convirtiendo en lugares de trabajo. Los sujetos son productivos en su doble función de consumir-trabajar y esas dos cosas casi todxs lo pueden hacer bien encerraditxs. Claro que falta mucho para digitalizarlo todo y aún persiste el «molesto» encontrarse a lxs demás pero la forma de relacionamiento propuesta (impuesta) por el capitalismo la va reduciendo lo más posible.

El amuchamiento de las personas no es tan productivo si lo comparamos con su encierro en plataformas de consumo y producción constante, pero sobre todo, es mucho más peligroso. Encontrarse con otrxs forma y reproduce la «cultura de lo común», iguala o hace ver las desigualdades, nos junta y eso intenta evitar la forma-Estado, la forma de relacionamiento que promueve el capital. Alejada de lxs demás, separada, siempre consumiendo mediocridad la persona pierde su capacidad autoinsituyente, hacerse junto a otrxs, recrear lo social junto a lxs otrxs y no solo reproducir lo dado.

Juntarse es la base de cualquier posibilidad revolucionaria.